Soy docente… ¿cómo puedo detectar si un alumno sufre acoso?

Desgraciadamente, no existe una conciencia colectiva entre los docentes sobre la verdadera magnitud del problema que supone el “acoso entre iguales” o “bullying”. De hecho, los programas de formación sobre violencia escolar no figuran entre los más solicitados (Trianes y Muñoz, 1997; Larson y Busse, 1998; Defensor del Pueblo, 2000, 2007). Por otra parte, en las aulas de los institutos de Educación Secundaria se vive a diario desde hace tiempo una conflictividad, que no solo interfiere negativamente en el proceso de enseñanza aprendizaje, sino que también afecta y perjudica al profesor (Molina, 2005), dificultándose así aun más, si cabe (ya de por sí difícil), la detección del bullying, pudiendo hacer que el “acoso” entre compañeros quede solamente como “algo” periférico.

Aunque a los docentes no les es nada fácil identificar algunas formas de maltrato (Craig y cols. 2000), especialmente el maltrato emocional y la exclusión social, sus actitudes frente a las situaciones de acoso entre compañeros son decisivas para afrontar el problema. Por ello es de gran importancia que los profesores reciban una información adecuada al respecto. Deben conocer en profundidad no solo las características del problema, de los protagonistas y de sus consecuencias, sumamente destructivas para algunos escolares, sino también deberían conocer los datos que arrojan los diferentes estudios, así como que el alumno que padece “acoso” en su instituto lo vive con una ansiedad extrema que le hace sufrir hasta límites insospechados, convirtiéndose para él la mera asistencia a clase, día tras días, en un verdadero infierno.

Los docentes deben saber que los “abusos” están presentes en absolutamente todos los Institutos de Secundaria del país (también en los centros concertados y privados) y son sufridos, presenciados o ejercidos por un elevado porcentaje de escolares, de los que muy pocos comunican a sus profesores lo que les está sucediendo. Y que las consecuencias negativas de estos episodios violentos no recaen exclusivamente en las “víctimas” sino que también se producen efectos no deseados en los propios “agresores” y en aquellos alumnos  “observadores” que presencian ese tipo de acciones.

En definitiva, sólo una información adecuada posibilitará a los docentes una concienciación adecuada sobre el problema. Y solo así serán capaces de observar e interpretar determinadas claves y signos (antes “invisibles” a sus ojos) que podrían indicar que uno de sus alumnos es “víctima” de acoso por parte de uno o varios de sus compañeros. Un profesor entrenado y con conocimientos suficientes para detectar el bullying podría aportar en el desarrollo de cualquier sesión de evaluación numerosos detalles observados. Y aunque a los profesores, a diferencia del maltrato físico, no les es nada fácil identificar el maltrato emocional o la exclusión social, deben “saber mirar” e interpretar determinadas claves, como: los comentarios que sobre determinados alumnos/as realizan otros Profesores en las sesiones de evaluación. Especialmente en la evaluación realizada  a principios de curso (evaluación “0”). La relación existente entre los alumnos, para así detectar a los escolares aislados. Las frecuentes molestias, dolores y enfermedades que sufren “determinados” alumnos/as. El mensaje y los nombres de determinados alumnos/as que aparecen frecuentemente en las pintadas y grafittis realizadas en aseos, paredes y pupitres. Los alumnos que habitualmente no realizan las actividades extraescolares sin una justificación “adecuada” y creíble. Los alumnos que son “diferentes” a sus compañeros, por su aspecto físico, o por su forma de ser y de comportarse. Las conductas “extrañas” o inadecuadas que algunos alumnos presentan durante las clases….

Podéis encontrar una relación completa e informada de claves a observar, (tanto desde la perspectiva de profesor de grupo, como de tutor del mismo), en el libro “Bullying. Cómo detectarlo, prevenirlo y afrontarlo desde los diferentes equipos y estamentos docentes” que comercializa la editorial Sanz y Torres. Se vende a 18 euros, pero a fecha de hoy, soy titular de todos los derechos y por ello quiero ponerlo a disposición de quien lo quiera comprar (incluso más ampliado que esa versión) por solamente 2 euros. Podéis adquirirlos “cliqueando” en la imagen de la portada correspondiente, de las imágenes que aparecen en la parte derecha del blog. Os redirigirá a otro artículo

Cualquier indicio observado por parte del docente, debe ser puesto en conocimiento del profesor tutor y de la Junta de Evaluación. El tutor, en función de la valoración y la gravedad del caso, informará a Jefatura de Estudios, que a su vez, deberá actuar de forma inmediata.

Cabría plantearse cuál es la responsabilidad docente frente al “acoso entre compañeros” o “bullying”. El día 25 de septiembre de 2004, Mónica C. Beloza, en referencia al suicidio de Jokin sucedido cuatro días antes, en un diario de tirada nacional se pregunta…

“¿Dónde miraban los profesores mientras Jokin sufría delante de sus ojos? ¿Qué hace el Estado con nuestros hijos, en sus escuelas cuando se los confiamos? ¿Qué clase de mundo estamos construyendo que hace de unos niños de 14 años torturadores sistemáticos y sin escrúpulos?”

Nuestro sistema educativo, obliga de forma inexcusable a todos los chicos/as de entre 6 y 16 años a asistir a clase, y todos, absolutamente todos, tienen derecho a sentirse protegidos de las agresiones y humillaciones (intencionales y frecuentes) que implica el “acoso” entre compañeros. En realidad, todo se reduce, como dice Olweus (1998) a una cuestión de derechos democráticos fundamentales. Ciertamente los profesores tienen una gran responsabilidad, no tanto jurídica, sino moral, en ello, y deben prestar más atención para impedir casos como el de JOKIN. Los docentes, tienen en sus manos la posibilidad de erradicar o al menos, minimizar de forma importante los efectos tan negativos que el problema del “maltrato entre compañeros” conlleva.

Para terminar, os invito a participar en el foro y a compartir con otros colegas vuestras experiencias y vuestras dudas en relación a este problema, realmente importante pero inadecuadamente (en una mayoría de ocasiones) afrontado.

16 Responses to “Soy docente… ¿cómo puedo detectar si un alumno sufre acoso?”

  1. Soy estudiante del cuarto grado de la carrera de Psicología en la modalidad semiescolarizada del Estado de Sinaloa, amo este Estado y estoy muy preocupada por el alto indice de violencia que se esta suscitando aquí principalmente en las entidades educativas del nivel básico que es donde los chiquitos están mas vulnerables a las diferentes situaciones de violencia podría por favor ayudarme en el desarrollo del marco teórico para entender como plantear el problema. gracias de antemano.

  2. María de la Luz, Me alegra que estés preocupada por el tema del bullying porque el primer paso para afrontarlo con ciertas garantís de éxito es tener conciencia del problema que ello supone, por las graves consecuencias que puede acarrear a determinados alumnos.
    Has dejado en el blog tres mensajes diferentes en dos artículos distintos. En este me pides ayuda para desarrollar un marco teórico. Pero cómo es en los otros dónde me dices realmente lo que pretendes hacer, será allí dónde te responda (en los mensajes que dejaste en el artículo “Investigaciones sobre el fenómeno bullying”).
    Un cordial saludo.

  3. Saludos cordiales Dr.
    Permítame dar mi humilde aporte vivencial
    • Lo primero que tiene que hacer un docente para detectar el bullying en sus alumnos es conocer que es el bullying y no confundirlo con los otros tipos de violencia que existe en la escuela.
    • Si realiza clases con metodología activa, donde los alumnos se agrupen por afinidad, para trabajar un tema, es fácil observar qué un alumno o alumnos se quedan al último para integrarse al grupo de trabajo, en forma reiterada (varias sesiones de trabajo).Incluso cuando Ud. quiere incorporarle a un grupo usando su “autoridad” argumentan que ellos prefieren trabajar solo(as).
    • Si realiza clases con toda el aula (Ud. como expositora y los estudiantes escuchan)aquí tenga en cuenta de chicos(as) que se sientan al último apartadas de la fila y no por que presenten conductas inapropiadas o disruptivas.
    • Cuando Ud. llama la atención a un estudiante por la conducta inadecuada de hablar y/o de actuar violentamente en contra de otro estudiante, en la hora de recreo, cambio de hora o cuando no hay clase en una aula porque falto el profesor, el estudiante agredido dice: “estamos jugando profesora”, Ud. continua y le dice: así, pero yo no considero que sea un juego el que te pateen, así que por favor jueguen a otra cosa o pidan la pelota a Prof. De educación física si quieren patear y la expresión del agredido es como quien te dice: me salve o gracias. Es aquí donde Ud. debe de observar a ambos chicos o grupo que participa.
    • La otra recomendación es que Ud. debe de hablarle como amigo(a) a sus estudiantes cuando les aconseja en clase, para que ellos tengan confianza y sean ellos mismos quienes se acerquen a Ud. para hablar sobre su problema o el de sus compañeros (aquí se acercan los chicos(as) que observan el bullying, no las víctimas)
    Dr. Aprovecho la oportunidad para solicitarle por favor si tiene información sobre la teoría de la violencia simbólica de Pierre Bourdieu (2000).
    Mil gracias por su continuo apoyo a esta seguidora suya.

  4. Rosa, muy acertadas tus consideraciones en aquellas cosas que ha de observar un docente para detectar la presencia de bullying entre sus alumnos. Y en relación a lo que planteas al final de tu mensaje, te diré que Pierre Bourdieu es considerado uno de los más relevantes sociólogos de la segunda mitad del siglo XX por sus aportaciones no solo a la teoría social, sino también a la sociología empírica, centrad especialmente en la sociologíoa de la educación, de los eswtilos de vida y de la cultura. Su extensa obra está influida principalmente por el estructuralismo y el marxismo, y también por el psicoanálisis y el simbolismo.
    A partir de su trabajo empírico muestra que la distinción cultural no es más que una forma encubierta de dominación. Critica así a la cultura a la que denomina complicidad ontológica entre el campo y el habitus. Considera que todos deberían tener igual acceso a ella, tras analizar la relación entre los intelectuales con el campo del poder, dueños realmente del capital cultural.
    Si pones en tu buscador (elimina antes las www. ), la dirección siguiente, accederás al artículo “La noción de violencia simbólica en la obra de Pierre Bourdieu: una aproximación crítica”. Se trata de un artículo de J. Manuel Fernandez de la Universidad Complutense de Madrid
    file:///C:/Documents%20and%20Settings/Javier/Escritorio/Violencia-Simbolica.htm
    Te enviaré además a tu correo particular una presentación sobre el autor, que te servirá también para hacerte una idea sobre el tema de la violencia simbólica.
    Un cordial saludo.

  5. Dr.
    Muchas gracias recibí el archivo.
    Nunca terminare de agradecer al señor,por encontrar una persona como Ud.que ayuda en forma desinteresada a los investigadores a través de su blog y correos personales.
    Que el señor lo bendiga.

  6. Buenas noches profesor Javier, soy docente en Venezuela. Realizó mi tesis sobre la capacitación que tienen los docentes venezolanos ante el bullying y cómo pueden erradicarlo. Estoy interesada en el libro que menciona. Existe alguna posibilidad de hacérmelo llegar?
    Comparto su opinión sobre la importancia de la capacitación de los docentes en la actualidad. Cada día aumentan las denuncias del acoso escolar en distintas partes del mundo. En la universidad estudie ética pero esta debe dictarse con más profundidad pues, en ocasiones, a los docentes se nos olvida qué es eso.
    Algunos colegas no comprenden la importancia de estar actualizados con los fenómenos que surgen en las nuevas generaciones o las estrategias que podemos utilizar ante problemas en las aulas de clase.
    El docente es un formador integral, el cual participa indirectamente en el desarrollo de una sociedad tolerante, respetuosa y comprensiva ante los demás.

  7. Jacqueline, ciertamente, para afrontar el bullying con ciertas garantís de éxito se necesita una profunda concienciación de los docentes, sobre las graves consecuencias que tiene el acoso entre compañeros, especialmente en aquellos alumnos más vulnerables. Si te interesa el libro que cito, que vale 18 euros en las librerías, puedes descargártelo por solamente 2 euros. Yo soy el titular, hoy por hoy, de todos los derechos de autoría, y por ello he decidido ofrecerlo por ese módico precio, con el objetivo de poder mantener en funcionamiento este blog.
    Si observas el icono de la portada del libro, en la parte derecha del blog, y cliqueas sobre el, te dirigirá a una página, donde volviendo a cliquear sobre el título te irá indicando como hacer el ingreso. Una vez realizado podrás realizar la “descarga” del pdf en tu ordenador.
    Mucha suerte y ánimo con tu tesis.
    Un cordial saludo.

  8. Muchas gracias por tu respuesta. Me has servido de gran ayuda porque no he encontrado nada respecto al tema, y veo que en realidad no hay nada sobre este asunto, lo que me tranquiliza respecto a las decisiones que debo tomar.

  9. Me alegra que mi respuesta te haya servido de ayuda, Oscar. Mucha suerte en la elección.
    Un cordial saludo.

  10. hola buen dia.. mi duda es que hacer como docente ante un caso dee bullyng que se presente con un alumno de primer grado hacia sus compañeros..eeste alumno agredee a sus compañeros del grupo y los amenza de si dicen algo a la maestra,, les pegara. se ha platicado con los padres sobre esta situacion.y llevan al niño a terapia psicologica pero no hay mejora todo sigue igual..apenas hace 2 dias empezaron a medicarlo pero no veo respuesta favorable..entonces que hacer en este caso para que el problema no siga creciendo..gracias..

  11. Mari Carmen, el acoso entre compañeros o bullying es algo que no debe permitirse bajo ninguna circunstancia. Los centros deben tener “tolerancia 0” con este problema, aplicando sanciones importantes a los alumnos bullys, desde los equipos directivos si estos, tras ser advertidos, continúan acosando a algún compañero.
    El bullying debe ser abordado no solo desde una perspectiva punitiva, sino también desde una perspectiva psicopedagógica reeducativa. Los tutores deben actuar de una forma determinada y los orientadores o psicólogos de los centros deben intervenir aplicando programas adecuados para afrontar el problema, y los directores o los jefes de estudio deben sancionar las conductas inadecuadas de estos alumnos violentos. Te enviare a tu correo particular textos de mi libro “Bullying: como detectarlo, prevenirlo y afrontarlo desde los diferentes equipos y estamentos docentes” que se refieren a las actuaciones del tutor y a las actuaciones del departamento de Orientación. Pero ello suele aplicarse con garantías de éxito en niños de educación secundaria, o de los últimos cursos de primaria.
    No se la edad de ese alumno del que hablas, aunque como refieres que es de primer grado, intuyo que tiene entre 6 y 7 años. Si es el caso, lo más probable es que se trate de un niño con TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad). Se trataría del niño que es incapaz de centrarse en algo durante mucho tiempo, que se levanta constantemente del sitio, que molesta a los demás, que no puede estarse quieto…etc. A este tipo de alumnos suele medicarse para conseguir “disminuir la velocidad de sus ondas cerebrales”, aunque existen estrategias para tratar el problema sin medicación. Te enviare a tu correo particular un texto sobre el TDAH en el que se exponen estrategias para trabajar con este tipo de niños en casa y en la escuela.
    Espero que las lecturas que te enviaré a tu correo particular te orienten en cómo tratar el problema de ese alumno.
    Un cordial saludo.

  12. muchas gracias he recibido los textos que me menciono en su respuesta y por supuesto los llevare a la practica

  13. Efectivamente se tiene la problematica y muchas opiniones buenas, informacion en libros y leyes de sanciones a docentes, pero me pregunto como van a actuar realmente los maestros y directivos, si los niños estan sobrepasando la autoridad del padre pues mas a los docentes y con tantas cosas buenas cosas dadas como derechos del niño pero mal entendida por ellos y los padres y donde un docente no puede hablarle duro al niño porque se espanta mucho menos castigarlo y por que no decirlo no hay manera de expulsarlo de la escuela y al decirles a los padres muchas veces no creen y defienden a su hijo por vencer el amor de padres hasta que sucede algo muy duro y cruel como accidentes o la muerte de un niño. Entonces buscamos culpables y quien mas el maestro o maestra por eso es importante llevar una bitacora de acciones del alumno con firma de enterado del padre y siempre recomendar al padre que es en casa donde empieza la educacion.

  14. Jesus, estoy ttalmente de acuerdo con tus reflexiones. La educación de los niños comienza en el propio hogar, algo que la mayoria social de las familias de hoy en día, parecen olvidar, bien por una “dejación de autoridad” , porque no saben “poner límites a sus hijos”, por “aplicación de modos educativos incongruentes”…
    Pero la realidad es que se le piden responsabilidades a los docentes aun cuando éstos hayan actuado de forma adecuada para afrontar el problema, por eso, como apuntas, es buena idea llevar un registro de todas las acciones emprendidas y las comunicaciones y citaciones hechas a los padres de los alumnos implicados, tanto víctimas como acosadores.
    Un cordial saludo.

  15. Hola. A mi hija de 11 agnos le hicieron bullying por varios meses en un colegio en Barcelona, Espagna. Hubo mucho descuido de parte de las maestras y maestros (tenía varios, es un colegio internacional). El problema no me parece tan complejo ni dificil, honestamente. Hay que tener ganas de solucionarlo y verlo, no miedo y por ello taparse los ojos. Los maestros y la dirección de la escuela deben ser como se dice en inglés ‘accountables’. Cômo mínimo deberian pagar multas grandes (al menos los colegios privados) por no tener procedimientos establecidos para solucionar el problema, y aplicarlos por supuesto caso a caso. Ese colegio de mis hijos, grande y de prestigio, hizo lo que quiso sin ningún miedo a consecuencias. Retiré a mi hija de un dia para otro y estaba felíz.. De un día para otros sus compagneros no la vieron más. Hice lo mismo con mi hijo. Los establecimientos educativos tienen (o deberian tener, por el amor de Dios!) la r sponsabilidad de asegurar un sitio sin violencia, como mínimo violencia bullying. Al parecer las leyes permiten el bullying al dejarlo impune y asi las cosas no cambiarán mucho. Mucha investigación psicológica no necesariamente mejorará mucho las cosas ee por sí. Los colegios deben entender que es un privilegio educar a un nigno.

  16. María Eugenia, estoy de acuerdo contigo en que los colegios tendrían que actuar contra el bullying de forma contundente, sin permitir que tras sus muros, se produzcan casos de acoso entre iguales con total impunidad para quienes los ponen en práctica maltratando a otros compañeros.
    Aquí, en España, cada Comunidad Autónoma lo afronta de forma diferente. Hay algunas que lo toman realmente “en serio” y elaboran protocolos de actuación, pero otras parecen no dar al fenómeno ninguna o muy poca importancia. Posiblemente ese sea el caso de Cataluña.
    Ciertamente, tal y como vienes a decir en tu mensaje, en una mayoría de ocasiones es suficiente para solucionar el problema una intervención enérgica del centro como Institución. Sin embargo, en determinadas circunstancias (en muy pocas), las intervenciones de la comunidad educativa no consiguen solucionar los problemas, y éstos, han de derivarse a la actuación judicial. (No es tu caso, pues dices que el centro se desentendió del asunto).
    Tú podrías haber denunciado, no solo a los compañeros de tus hijos que les maltrataban, sino también al director del instituto ante la policía o ante un juez, por no solucionar el problema de tus hijos, a pesar de tus denuncias.
    Las conductas bullying se enmarcarían en el tipo penal que prevén los artículos 173.1 y 143.1 del Código Penal.
    Art. 173.1 Castiga al que infringiere a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral.
    Art. 143.1 . Castiga la inducción al suicidio de otra persona (algunos alumnos sufren con el acoso una angustia tal, a la que no pueden hacer frente, y acaban suicidándose).
    Por otro lado, a tenor de la Ley Orgánica 5/2000, la Jurisdicción de Menores ante denuncias de este tipo contra los alumnos agresores
    • Actuará en primer lugar, protegiendo a la “víctima” para que cese inmediatamente el “acoso”, a partir de medidas cautelares.
    • Posteriormente, teniendo en cuenta las circunstancias psicosociales y familiares del agresor, así como la gravedad de los hechos, se ofrecerá una respuesta educativa/sancionadora.
    • En función de la gravedad de los episodios (de entidad menor), y si el agresor asume compromisos reparadores, la Ley del Menor prevé la finalización del expediente.
    • Una última actuación se relaciona con la reparación de los daños y perjuicios. El Art. 61.3 de la Ley Orgánica 5/2000 y el Art. 1903 del Código Civil, establecen que el daño moral o “acoso” es resarcible a través de la vía civil. Y no solo son responsables civiles subsidiarios los padres de los alumnos acosadores, sino también la dirección del instituto que deniega el auxilio y no interviene para solucionarlo, tras las denuncias de los padres.

    Y estas leyes rigen para toda España (incluido por ello, Cataluña).

    Siento que hayas tenido que cambiar a tus hijos de colegio, cuando quienes tendrían que ser expulsados son los acosadores. A veces, los padres, no saben cómo actuar ni qué hacer, cuando el centro educativo se desentiende de estos graves problemas. Yo trato, a través de este blog, de orientar a las familias en cómo denunciar ante el equipo directivo del centro, y en qué hacer a continuación si el centro no toma las medidas adecuadas para afrontar y solucionar el problema.
    Al menos, al cambiar de centro a tus hijos, se ha solucionado el gran problema y la angustia que les suponía ir a ese centro educativo día tras día.

    Un cordial saludo.

Discussion Area - Leave a Comment