Los protagonistas

Existen tres roles diferenciados entre los participantes de la conducta bullying. El “bully” o agresor, la “víctima” que sufre la agresión, y “los que observan”, es decir, los espectadores, que con cierta frecuencia apoyan al agresor ya sea activamente o con su silencio. Una caracterización de todos ellos que se expone a continuación, puede verse con detalle en Ortega (1998 a) y en Ortega y Mora (1999).

Hoy voy a hablaros sólamente de las características de alumno agresor.

El alumno agresor o Bully”.

Estos alumnos agresores aparecen en algunos estudios como chicos que tienen una personalidad agresiva, es decir, no solo se muestran agresivos con sus iguales, sino también con sus padres y con sus profesores (García Orza, 1995). Suele tratarse generalmente de un varón (Ortega, 1994 a; Olweus, 1998; Baldry y Farrington, 2000) cuyos padres tienden a ser conflictivos, autoritarios e inconsistentes en lo que se refiere a disciplina (Tattum y Herbert, 1997). Estos alumnos agresores tienen en general actitudes más positivas hacia la violencia que los alumnos no agresivos. Con frecuencia se caracterizan por su impulsividad y por una necesidad de dominar a otros. No presentan empatía hacia sus víctimas, o si la presentan, es escasa. Físicamente suelen ser fuertes, y siempre son más fuertes que sus víctimas (Avilés, 2002). No van bien en el colegio desde el punto de vista académico, porque no les gusta la escuela ni sus profesores (Cerezo, 1997; Olweus, 1999). Su status suele asociarse a la pertenencia a un grupo grande (Boulton, 1999), por lo que quizás no exista el agresor solitario.

Algunas investigaciones prueban que estos alumnos agresores, pueden tener problemas de baja autoestima al igual que las víctimas (Parcel y Menagaham, 1993; Webster-Stratton, 1998; O’Moore, 2000). Sin embargo, Olweus señala que en sus investigaciones no encontró ninguna prueba de que los agresores tengan problemas psicológicos de ansiedad o inseguridad. Es decir, no existe consenso en si correlaciona o no el hecho de ser agresor, con presentar baja autoestima. Salvamivalli et al. (1999), opinan que estos resultados aparentemente contradictorios podrían deberse a que se examina la autoestima con cuestionarios tradicionales, y los alumnos agresores difieren de otros alumnos en diferentes dimensiones como “egotismo(1) defensivo.

El status de agresor sobre todo en la Educación Secundaria, se relaciona con comportamientos antisociales como beber alcohol, robar en tiendas, pertenecer a pandillas de barrio y deficiente adaptación a las demandas del centro escolar, con grave riesgo de fracaso (Berthold y Hoover, 2000) y posteriores riesgos en la edad adulta (Caspi, Elder y Bem, 1988; Farrington, 1989) e implicación en conductas criminales (Kumpulainen y Räsänen y Henttonen 1999; Baldry y Farrington, 2000). También tienen problemas psicológicos y psiquiátricos (Kumpulainen et al., 1999) comparados con los alumnos no implicados en el maltrato.

Además, estos alumnos agresores parecen estar faltos de algunas habilidades sociales y cognitivas. Sin embargo existen divergencias en cuanto a los resultados de las investigaciones relativas a este tema. Sutton et al. (1999 b), señalan que podría haber agresores expertos en manipular las situaciones sociales, en organizar grupos, y en utilizar métodos indirectos para agredir.

Son cabecillas que mueven a sus seguidores, que les apoyan o ayudan en la acción agresiva. Es decir, tienen poder social más que físico pero lo utilizan de manera inadecuada. Por ello, la investigación hoy entiende que pueden ser competentes en conseguir sus propios objetivos, pero está claro que su conducta es indeseable socialmente.

Esto indica que el agresor puede presentar dos perfiles de personalidad: “activo”, agrediendo él personalmente, o “social indirecto”, dirigiendo desde la sombra el comportamiento de sus seguidores a los que induce a la realización de actos violentos contra sus compañeros.


(1) : Egotismo : Afán desmesurado de hablar de sí mismo o reafirmar su personalidad. Este término se refiere a que el punto de vista favorable del Yo se ve amenazado por personas o circunstancias, por lo que el adolescente infla sus respuestas, mostrando una superioridad como defensa, y este puede ser el mecanismo que presentan los agresores en relación a sus puntuaciones en test clásicos de autoestima.


Por hoy no os cuento más. Otro día os hablaré de las características del alumno “víctima”.

4 Responses to “Los protagonistas”

  1. me gustaria conocer toda la informacion

  2. Godofredo, el artículo dónde has dejado tu mensaje (Los protagonistas) fue publicado el 13 de septiembre de 2007. En él aparecen las características del alumno “Bully” o “matón”. “El alumno víctima”, el “alumno observador” y las “Consecuencias de las conductas bully” las publiqué el 15, 16 y 20 de septiembre de 2007, respectivamente.
    Para acceder a ellas vuelve a entrar en el blog y a la derecha, bajo “Categorías” observa el epígrafe “Bullying (43)”. Actívalo y tendrás accceso a los 43 artículos que escribí sobre el tema en cuestión. En cada página verás el título de 10 artículos diferentes (en la parte de abajo de cada página, te posibilita cambiarla). Activa aquellos “títulos”que te interese leer y observarás el artículo completo y mis respuestas a los comentarios que han ido dejando otros usuarios.
    Te invito también a registrarte en el Foro (arriba, en la cartela amarilla que pone “Foro”) y a participar en él.
    un cordial saludo.

  3. y conforme se balla agrediendo la victima no sab q hacer

  4. Zyany, efectivamente, cuando crecen y se multiplican las agresiones, la víctima no sabe qué hacer. Asistir a le escuela se convierte para él en un infierno. Es muy importante que la víctima lo comunique a sus padres y a sus profesores para poder afrontarlo adecuadamente. Es un camino largo y duro, pero afortunadamente, si se afronta bien, tiene solución.
    Un cordial saludo.

Discussion Area - Leave a Comment