Suicidio de una adolescente en Madrid a consecuencia del bullying

Hoy hemos conocido a través de los medios de comunicación que ayer, día 22 de mayo de 2015, una chica de 16 años, perdió la vida tras arrojarse al vacío desde un sexto piso. Sus padres habían denunciado ante la policía, hace alrededor de un mes, que sufría bullying (acoso) en el instituto en el que estudiaba, concretamente el Instituto Ciudad de Jaén, de Madrid.

Un compañero de clase le pedía dinero y le enviaba mensajes amenazantes, seguramente desde hacía meses. Antes de lanzarse por el hueco del ascensor envió un mensaje de Whatsapp a sus amigas diciéndoles que estaba “cansada de vivir”.

Los expertos en bullying y ciberbullying sabemos que sin una intervención drástica de las autoridades educativas (equipos directivos) y de los profesores (además de las intervenciones psicopedagógicas con los implicados), el acoso escolar no solo no desaparece, sino que se incrementa de forma intolerable.

La discapacidad motora e intelectual de entre el 30% y el 40% que sufría Arancha, hace aun más “sangrante” el caso.

No sabemos si los profesores, a ese alumno acosador, intentaron siquiera “pararle los pies” con una intervención adecuada. Estos profesores, así como los miembros del Equipo Directivo del instituto, son también responsables de la muerte de Arancha , sino desde un punto de vista legal, sí desde una perspectiva moral. Ojalá que todos los docentes del instituto hayan “aprendido la lección”. De momento, esta misma tarde, también a través de las noticias de televisión, nos hemos enterado que el Jefe de Estudios y el Director del Instituto Ciudad de Jaén han presentado su dimisión.

Es necesario, cuanto antes, concienciar a los docentes de una forma  rápida,  porque esa concienciación  en España va demasiado lenta teniendo en cuenta que aquí se lleva investigando el fenómeno alrededor de 25 años. Nuestras Autoridades Educativas tienen también su cuota de responsabilidad.  Deberían introducir la temática del bullying en el currículo de los estudios de magisterio (y debería ser una de las asignaturas más importantes). Esos estudios deberían ampliarse además de a los futuros maestros, a los futuros profesores de Educación Secundaria, como algo obligatorio en el máster exigido para dedicarse a la docencia.
Y por supuesto debería ser obligatorio para todos los Directores y Jefes de Estudio, conocer en profundidad, las características del fenómeno , los protagonistas, y sus consecuencias, así como conocer cómo han de actuar para afrontarlo en sus centros con ciertas garantías de éxito. Y de ello, sólo es responsable la Administración…el propio Ministerio de Educación y las Consejerías educativas en las Comunidades Autónomas. Por ello, bien por la dimisión de los cargos directivos de ese instituto…pero como acabo de exponer hay también otros responsables (morales) del trágico suceso.

Arancha…descansa en paz.

Discussion Area - Leave a Comment